domingo, 11 de diciembre de 2011

Una maldición llamada Barça

"Sic semper tyrannis"
Marco Junio Bruto.
El sol saldrá en un rato, a las 5.49 horas. Para entonces, Canaletes seguirá tan vacía como lo ha estado la mayor parte de la noche. Los quioscos explicarán a todo color la victoria del Barça. A mediodía, las familias se jactarán de que ya veían venir la victoria. Luego habrá formidables siestas. Valdebebas y las redacciones del As y el Marca serán un embarazoso funeral de mentirosos. La vida seguirá sin mayores contratiempos.
El cuarto triunfo en las últimas seis visitas al Averno llegó precedido de un cierto aroma a rutina. Ya saben, derechos adquiridos, tradición, costumbrismo clásico, derecho de pernada. Porque las mentiras de los voceros del Tito Flo ya no calan como otrora. Los creadores de ese superventas llamado Robben es mejor que Messi estaban ahora con El mejor año de Mou es el segundo. Y el barcelonismo ha llegado ya a mirarles con cierta piedad.
Ganar a La Banda es lo normal. Tanto que no importa que Valdés haga un fallo terrible a los 15 segundos. Tanto que no importa tener a la peor defensa que hemos visto desde tiempos de Christanval. Enfrente estaba la miseria de siempre: contragolpe, balón parado y CR Ceja. Ellos: el equipito donde el Delincuente Segundo y Butragueño coinciden en destacar el glorioso espectáculo que supuso la carnicería de la última final de Copa. El Fútbol Club Mendes, una mala copia de aquel Chelsea de 2005.
Nosotros: un equipo legendario, humilde, compacto, que puede ganarles de uno, de dos, de cuatro o de seis sin abandonar su fútbol artesanal. Un equipo hecho de cantera y ciertos valores que, por encima de todo, ama desnudar al Mal Absoluto. Un equipo que a cada nuevo Clásico parece tener más claro que la Banda de los Quincazos Portugueses es, a día de hoy, un elogio de la mentira, la codicia y la violencia, pero no un rival a su altura.
Sale el sol a las 5.49 y la verdadera pregunta es cuándo se cansará el Barça de masacrar a los de blanco. Pues bien: nunca. Sic semper tyrannis. Así siempre con los tiranos.

7 comentarios:

Albert Martín Vidal dijo...

Sí, señores: quiero ser el primero en admitir que dentro de esa línea defensiva atroz, el Mític i Gloriós Capità ha sido el único que ha salvado la cara esta noche.


PD. Una victoria grandiosa. No cuesta imaginar a Sandro XIV disculpándose ante el Tito Flo.

Albert Martín Vidal dijo...

El Viagras, qué golazo el 1-1. Y Sex, lo más emotivo del partido con su celebración en el 1-3. Casi llora.

Oscar dijo...

Moltes felicitats!

Enhorabuena a todos los culés asiduos a esta caverna.

Espero que lo hayan disfrutado con salud.

Como soy un eterno optimista les cito para primavera, donde espero que Piqué sea titular.

Al paso que van pronto podrán llevar uno de estos http://minilink.es/4pm

Pero esto todavía está un poco lejos http://minilink.es/4pn

Lo dicho, felicidades.

gonzny dijo...

Gracias por las felicidades, D. Oscar.

Por lo que a Rosell se refiere, este hombre no para de dar muestras de su estulto sentido de la oportunidad, declarando cual Boluda (eso sí, con preámbulo justificatorio, menudo gilipollas) que "les hemos dado un baño".

Por lo menos esta vez se ha esperado al final del partido...

Es impresionante lo que está haciendo este equipo a pesar de tener un presidente así de inepto social.

Albert Martín Vidal dijo...

Qué tío serio este Óscar. Pensamos mucho en usted. Pero hoy es día d eimaginar a Sabi y Casillas, los únicos que parecen tener algo en la cabeza en esa casa, mirándose al espejo y rompiendo a llorar.

Albert Martín Vidal dijo...

Mourinho contra el Barça, más allá de las mentiras de la Central Lechera:

14 partidos disputados.

Tres ganados: uno contra Rijkaard, que tenía tantas bajas que tuvo que poner al inepto de Gerard López titular. Otro con el Inter, el famoso viaje en autocar por el volcán islandés. El tercero, la carnicería de la final de Copa.

Empates: cuatro, de ellos, tres favorecían al Barça. El otro no favorecía al Madrid.

Derrotas: siete.

Pedro Coco dijo...

Y todo sigue igual, nada nuevo bajo el horizonte y eso que algunos se empeñaban en lo contrario vehementemente, diría yo...