lunes, 24 de marzo de 2008

Radiografía de La Banda (II)

Domingo de resurrección. El linchado equipo de Rijkaard ha hecho lo que se esperaba, sin alardes pero sobreviviendo milagrosamente a una defensa con Zambrotta, Thuram y Sylvinho. ¿Dónde estuvo, pues, la noticia del día? En el Bernabéu, donde La Banda sumó -atención- su quinta derrota en los últimos ocho partidos. De los últimos 24 puntos, sólo ha ganado nueve.
En esta caverna, esos números no sorprenden. Si ya hablábamos hace nueve días de cómo Florentino empezó a triturar el imperio prescindiendo de centrocampistas y de la estrategia de Mijatovic y Ramón 'Leaving Las Vegas' Calderón para perpetuar lo peor de La Galaxia, hoy toca hablar de lo principal, del abecé, el mandamiento primero del mundo del fútbol: un equipo sólo gana cuando quiere hacerlo. ¿Cómo está el Madrid de ambición? Psé. Su mayor acicate es que sólo les queda la Liga. Pero nada que ver con el pasado año, cuando llevaban tres años en el desierto y de la mano de Capello parecían una horda de locos con los ojos inyectados en sangre y capaces de remontar lo imposible una semana tras otra.
¿Unión en el vestuario para tirar adelante? Escasa. Cito palabras de Casillas a este cavernícola: "Aquí dentro somos unos cuantos que trabajamos con humildad para volver a ganar". "Unos cuantos", no lo dijo, son cuatro: él mismo, Cannavaro, Raúl y Van Nistelrooy. Casualmente, ni un solo centrocampista. En esa zona manda Guti, titular por decreto -agradecimientos a As y Marca- a quien nadie ha definido mejor que Luis Aragonés: "No piensa en el fútbol". Y si no quieres ganar porque Drenthe y Pepe no vinieron precisamente a sudar sangre por la causa y además no te sobra fútbol, estás condenado a perder, porque un equipo sin hambre acaba conformándose con el Trofeo Bernabéu.
Hasta ahora el Madrid ha tenido suerte con la enfermería azulgrana y la lentitud de Rijkaard en comprender que Ronaldinho no puede jugar sin estar a tope. Y cabe recordar que en toda la segunda vuelta sólo hemos recortado tres puntos al líder. Pero lo de ayer fue un anticipo: un equipo que prepara durante toda la semana un partido contra la chatarrería ché y pierde está llamado a dar tardes de gloria a los culés. Las veremos ahora, en el tramo decisivo. Insisto en mi apuesta: hasta final de temporada ganarán sólo cuatro partidos y acabarán rezando para que se lesione Marcos Senna.
Sí, compañeros: el naufragio está en marcha y nada lo frenará.

3 comentarios:

gonzny dijo...

Los cuatro humildes trabajadores que mencionas:

Uno se ha operado sin ser absolutamente necesario y pasando de la opinion y necesidades del club para llegar a tiempo a la Eurocopa.

Otro: tras el segundo y tercer goles del Valencia hoy un enviado especial de L'Equipe ha tratado de colarse en su casa al grito de "Ya esta bieeeeen!" para intentar recuperar el Balon de Oro que tiene en su armarito del salon.

Del siete de España no hablo porque en esta caverna seria sacrilegio. Solo espero que siga en Madrid tantos años como Guti.

A Casillas, un respeto, eso si. Hasta ahi podiamos llegar.

Te diria algo mas si tuviera tiempo de pensar en esta pobre gente.

El Domingo, el Sevilla en el Bernabeu. Ay que risa,,,

marc dijo...

Però la pregunta important és: guanyarem nosaltres la lliga o ens haurem d'agermanar amb la petita ciutat de Vila-real per poder celebrar la lliga?
(La Champions ja la considero un miracle a aquestes alçades)

Diego dijo...

Pues yo creo que además de lo que comentáis el Madrid ha perdido la suerte, o quizás no sea suerte y sea el hambre que dice Albert. Porque pudieron perfectamente ganar ese partido pero lo han perdido, con un par más que tengan así nos llevamos la liga.