miércoles, 26 de marzo de 2008

La gran mentira

La pasada semana asistí con asombro al linchamiento descomunal que sufrió el Barça tras perder en Mestalla. Detrás de la crueldad de algunos comentarios se escondía, en realidad, la incapacidad del barcelonismo para afrontar una verdad absoluta: en fútbol no siempre gana el mejor.
Cierto es que históricamente el Barça sólo ha ganado la Liga cuando ha hecho fútbol de alta escuela o cuando su superioridad era abrumadora respecto al resto. Pero aun así, es absurdo creer que la calidad técnica arroja títulos como el manzano da manzanas. Esa mentira, que carga de resentimiento a la culerada después de cada derrota, está muy extendida.
Esta situación empeoró dramáticamente en la década de los 90. Dinamic Multimedia empezó entonces a lanzar al mercado un videojuego de fútbol en que la gracia no era chutar a gol sino hacer de presidente plenipotenciario de un equipo. La fórmula para ganar, tras pocas horas de vicio, quedaba clara: acumular jugadores de calidad en el área rival. Equipos que contaban con Cafú, Matthaus y Roberto Carlos como únicos defensas no encajaban un gol ni a tiros, por el simple motivo que en la delantera tenían a Stoichkov, Vieri, Ronaldo, Del Piero, Shearer y Bergkamp. Para barrer la medular, bastaba con un hombre de poderoso físico como Guardiola. Tal era la consistencia de este once que podía permitirse tener a Biurrun bajo palos.
Toda una generación de adolescentes se crió con esta mentira balompédica. Y no sólo ellos: Florentino Pérez fue, sin duda, un temible jugador en el Pro Manager, y a Roman Abramovich le llegó alguna copia a Moscú que le despertó el gusanillo. Ambos, Florentino y Abramovich, son seguramente la pareja más analfabeta que ha dado la historia del fútbol. Y en lo esencial se parecen al barcelonismo: pensaban que la suma de nombres y millones concluye indefectiblemente en la consecución de títulos.
Dinamic Multimedia quebró en 2001. En 2004, y con idéntica propuesta, Planeta de Agostini relanzó la saga de PC Fútbol. El pasado mes de mayo se hundió el negocio. Florentino Pérez no lo ha superado -aquel mundo virtual era sencillo y perfecto- y va cada mañana al kiosco a preguntar si ya ha salido el PC Fútbol 2008. Como gran parte del barcelonismo, no ha aceptado que ganar, en fútbol, es algo dificilísimo, una concatenación de pequeños milagros que nunca empieza por el número de camisetas que vende el jugador con el número 10.

4 comentarios:

marc dijo...

Per això prefereixo el Futbol Manager

Diego dijo...

Sí sí, pero es que no aprendemos, la portada del Sport hoy nuevamente vende humo hablando de los posibles fichajes de la próxima temporada.

Anónimo dijo...

Amic, enhorabuena por el blog. No esperaba menos. A la altura de los grandes. A uno le alegra el ánimo encontrarse con fútbol, ironía y buena prosa. Mezclado, no agitado. ¿O era al revés?
Un abrazo,
Giraldo

El Gato dijo...

Hombre, en mis tiempos pcfutboleros, tenía la manía de contar con un portero de garantías (por aquel entonces, Peruzzi, por ejemplo), un central fuerte(Frank de Boer, lo juro, lo ponían como de la hostia), uno o dos centrocampistas potentes (Guardiola y Keane) y por lo menos un delantero matador (Ronaldo, el mítico, no el de mentira). Y me hartaba a ganar Ligas y Champions. Tanto, que hasta el Madrid acababa desmantelado y en Segunda B, cuando los jugadores "caducaban".
Y jugando contra algún colega, lo suyo era hacer "highlights", que te decía si alguno se hábía lesionado, podías retocar la táctical, hacer cambios, etc.
Pero sí, el fútbol parecía mucho más sencillo de lo que es.
Qué tiempos aquellos...
Aunque hay una cosa que era real como la vida misma. Si los ponías a entrenar, mejoraban. Cierto 'canarinho' residente en Castelldefels tendría que aplicarse el cuento.