domingo, 30 de marzo de 2008

En la derrota

Las derrotas más tristes tienen siempre algo de revigorizante: uno se da cuenta de que lleva dentro a la versión menos dialogante de Conan el Bárbaro y, sin embargo, se las arregla para no entregarse a los placeres del crimen. Ya decía el maestro Villoro que "el hincha puede pertenecer al género de los ardientes, los melancólicos, los cardiacos o los nostálgicos, pero ante todo y en forma sorprendente es alguien que se resigna".
El fiasco de la segunda parte del Villamarín deja dos lecciones, a cuál más peligrosa: esta plantilla sigue sabiéndose la mejor del mundo y tiene una fragilidad mental sorprendente. Contra lo primero hay difícil remedio: son un poco mejores que los que ganaron Liga y Champions y encadenaron 18 partidos seguidos ganando, con todo lo que ello comporta. Contra lo segundo, sólo queda lamentar las ausencias de algunos jugadores que a pesar de sus naufragios personales, sobre el campo siguen siendo tipos duros.
Pero lo mejor de estos domingos de pánico al telediario suele ser la lista negra que uno elabora mentalmente. Y uno imagina cosas alentadoras, que le levantan el ánimo: pase lo que pase, nunca más Thuram estará en nuestro equipo. Y nunca más tendremos que forzar la memoria para saber qué le veíamos a Zambrotta. Sylvinho también habrá partido con su bonhomía y sus lagunas rumbo al Celta, y tendremos un centrocampista con carácter ganador, capaz de romper una tibia en caso de que sea necesario, y de intimidar a base de insultos a cualquier árbitro. Para la delantera, basta decir que Bojan será indiscutible, y que Messi y Eto'o no volverán a lesionarse.
Por desgracia, este Barça no tiene un problema de nombres: tiene un problema de hambre y de humildad. Hace falta foc nou, un proyecto donde la gente que no forma parte de la historia del club sea mayoría. Hasta entonces, nos quedan los rezos y el recuerdo de los años de plomo.

3 comentarios:

marc dijo...

ahir vaig arribar a una horrible conclusió després d'escoltar el 3r gol del Betis: tandebò ens elimini el Shalke de la Champions i poguem començar a fer una nova plantilla ja. Si guanyem la Champions res no canviarà i no estic disposat a tornar a viure una època Gaspar 2.0...

JaviCollado dijo...

Martin...

estas semanas, hasta agosto... ¿por que no hablas de ciclismo o de basket? o del problema del Nepal... o de un crack q jugo con el 17 y q culminó la mejor jugada del futsal con el num 8 d su equipo...

Diego dijo...

Porque Albert sabe tanto de ciclismo como yo de filología hebrea.