lunes, 3 de noviembre de 2008

La tardía victoria de la catiusca

La gloriosa jornada 9 deja miles de datos estadísticos para el recuerdo. Deja crónicas que hablan de una Banda "ridícula" y "vulgar". Deja la 11ª victoria consecutiva de la Pepa Mecànica y la convicción de que el Barça es un equipo hambriento y duro. Sitúa al Barça por encima del Madrí más goleador de la historia, el de la 89-90, y del mejor equipo azulgrana de siempre, el de las cinco Copas, con 3,11 goles por partido.
Pero el fin de semana merece ser recordado por el líquido homenaje a las generaciones y generaciones de escolares barceloneses que en esta tierra de climas suaves y escasas precipitaciones vivían cada tormenta como si del Armaggedon se tratara: en efecto, cuando llovía, en las escuelas se prohibía el fútbol. Armados con flamantes catiuscas rojas que nunca lograron estropear, los niños llegaban a escuela cariacontecidos, mirando el cielo y con la seguridad de que aquel día no habría fútbol.
La hidrofobia reinante en Barcelona alcanzaba incluso a las competiciones infantiles, a la elite de los futboleros de metro y medio: si llovía, nada de entrenos. Si caían cuatro gotas, nada de partidos. Si el campo estaba mojado, se prohibía toda actividad para evitar la cascada de tríadas, fracturas craneoencefálicas y roturas del tendón de Aquiles. La normativa era tan rígida que vestir catiscuscas era sinónimo de estar, por un día, incapacitado para la vida motriz. Durante años y años, los escolares futboleros asistían a los días de lluvia con una sensación de vergüenza y acompañados por el eco de una carcajada, la que salía de la garganta de Gerrard, Terry y compañía, que jugaban triunfantes y bárbaros por los barrizales del Reino Unido. En Barcelona eso era imposible: el fútbol se convertía en un arte equlibrado y seco, con cierto tufillo aristocrático, ignorante de la gloriosa sensación de hacer una 'segada' sobre el charco para regocijo de millones de partículas de agua.
A costa de generar tantas frustraciones, golear bajo la lluvia ha acabado siendo un deseo inconfesable de los niños barceloneses, como esa atractiva profesora de Naturales, como conducir el coche de papá o dejar en el ascensor un mensaje criticando al insufrible vecino del sexto. En Málaga no se libró un partido: aquello fue un homenaje a las catiuscas tristes e inmaculadas que esconden los armarios de Barcelona.

8 comentarios:

Diego dijo...

Grande!!

Por cierto, ignoro si lo de "elite" era una nueva invitación a que Manrique consultara la rae...y nuevamente debo admitir que se puede escribir con o sin acento, seguiremos intentándolo.

P.S. Eso sí, mis más sinceros agradecimientos por haber colado un "cariacontecidos".

marc dijo...

sempre ens quedaran els partits sota la pluja a certa platja de la costa Daurada...
quanta raó que tens amb tot el que dius.


PD: avui començaré a llegir J'accuse. En castellà, el meu francès es limita litres d'imaginació i una dona bonica al davant.

gonzny dijo...

Je, je...

Me ha hecho sonreir esta entrada recordando tiempos (muy) pasados. Aunque los curas de mi colegio si que nos dejaban embarrarnos hasta las cejas. Incluso en pleno mes de Febrero con un numero de grados que se contaban con los dedos de una mano y sobraban varios.

P.S. Gracias por la foto ;)

Albert Martín Vidal dijo...

Qué curas más progres teníais en Madrid. En los Salesianos Rocafort, con un 90% de la comunidad procedente de Navarra y acérrimos de Osasuna y los patatales nórdicos, ni hablar de jugar con lluvia.

Marc, el millor de jugar a futbol a la platja d'ALtafulla quan plou és saber que cada dos o tres anys mor algú que li cau un raig pel cap.

Diego dijo...

Por cierto, veo que soy el único iluminado que ha votado por Xavi en la encuesta.

gonzny dijo...

Hostias. Se me habia olvidado votar. Gracias Diego.

Por cierto, hablando de lluvia, te recuerdo el epico encuentro en una playa (creo que era cerca de Calella, pero no estoy seguro), donde los elementos nos libraron del mas historico de los ridiculos ante el equipo de niños de 8 años a quien se nos ocurrio desafiar...

Albert Martín Vidal dijo...

Dijo esto sin atisbo de sonrojo: aquel partido lo habríamos ganado. Justo antes de desencadenarse la tormenta, yo ya había empezado a hacer faltas tipo Redondo, usando los codos que daba gusto.

gonzny dijo...

Por cierto. El mas grande ha vuelto. Vaya pedazo de gol decisivo ha marcado hoy.

Y nada menos que contra el Braga!