viernes, 16 de mayo de 2008

Frank, culpable

Las muestras de afecto y respeto del Camp Nou hacia Frank Rijkaard son justas y comprensibles. Rijkaard ha marcado una época y ha ganado la segunda Champions, y además lo ha conseguido enmendando al jugador que escupía a los rivales que un día fue. (http://es.youtube.com/watch?v=rBnE43zxQes)
Pero tal vez el barcelonismo, en su lucidez habitual, haya olvidado de que si hay un culpable de haber
a) permitido que los cracks perdieran los hábitos de trabajo y sacrificio.
b) convencido a Txiki y Laporta de que con los mismos que fracasaron la campaña pasada podría ganar en ésta.
c) ocultado hasta la saciedad las indecencias del vestuario, tal vez creyendo que en el momento decisivo del año todos tirarían del carro,
ése fue Rijkaard. Le ha robado el corazón a la parroquia por su fidelidad a su modelo y a su manera de ser, pero nadie debe olvidar que se vio incapaz de tomar las decisiones. Laporta y Txiki lo hicieron por cobardía e incompetencia, respectivamente; nuestro amado Frank lo hizo por pura bonhomía, inocencia y candidez.
Rijkaard se merecía una ovación en el adiós y apasionados ríos de tinta en el libro de historia del club, cierto. Exactamente igual que los linchados Eto'o y Deco.

2 comentarios:

Marc dijo...

Rijkaard va ser aplaudit perquè ja estava fora del club, si no hagués estat així les xiulades també haguessin estat per a ell.

Diego dijo...

Creo que ha sido fiel a sus ideas y lo que antes le sirvió para hacernos campeones al final nos ha llevado a donde estamos. Yo nunca culparé a alguien que simplemente ha sido coherente.