sábado, 10 de mayo de 2008

Cero absoluto

Año 1848. Se publica el Manifiesto Comunista, Francia proclama la república, arranca la primera línea férrea en España para cubrir el trayecto Barcelona-Mataró y un sabio llamado William Thomson descubre el cero absoluto.
Ése fue el nombre que dio a la temperatura de -273º C, la mínima imaginable, la que dejaba a las partículas sin movimiento para suprimir cualquier energía intena. Esta semana, 160 años después de aquel hito científico, el Barça ha encontrado su propio cero absoluto.
Contrariamente al ideario catastrofista, que se sostiene sobre afirmaciones clásicas como "Estamos peor que ayer y mejor que mañana" o la portuguesa "Podía ser peor" o la legendaria "De cagarla siempre estamos a tiempo", este Barça está condenado irremisiblemente a mejorar.
No analizaremos hoy el papel de Guardiola -tiempo habrá para jugosas entradas- ni la tristeza infinita por el adiós de ese héroe del estoicismo llamado Rijkaard, ni el desastre de saber que mañana domingo puede ser la última vez que el Camp Nou vea trotar a Deco o Eto'o.
Lo ocurrido en estos días de pesadilla es positivo para el futuro, porque la política de tierra quemada se podrá aplicar sin sentimentalismos. Los fichajes, sean los que sean, vendrán hambrientos. El vestuario recuperará la inercia positiva. Y será imposible acabar la Liga a 17 puntos de la Banda de Bernardo, una distancia que bien podríamos conocer como el cero absoluto.

3 comentarios:

marc dijo...

i després del ridícul d'aquesta nit encara més 0 absolut.

marc dijo...

Entenc que el Barça no dóna per gaire i menys per tenir ganes de fer noves actualitzacions... però ja començaria a tocar eh! xD

Diego dijo...

A modo de comentario cultural diré que el cero absoluto se conoce como los 0 kelvin, otra unidad de medida alternativa al centígrado.