domingo, 25 de abril de 2010

El bidón de Colón (y II): Que el mundo lo sepa.

Decíamos que cuando el Almirante volvía de América y rozaba la gloria, a pocas días del puerto de Lisboa, una tormenta aún peor que la anterior se desató. Fue tan dura la descarga que rompió las velas de su carabela. Colón tuvo la certeza de que era el fin y se fue a su camarote a salvar algo que le importaba más que su vida: la gloria. Fue a buscar uno de sus bienes más preciados: un bidón de madera.
Y pese al salvaje balanceo del barco, comenzó a escribir en un papel la noticia del descubrimiento, de su hazaña, de su navegación. Resumió los momentos más difíciles de su odisea marina y los hallazgos para la historia que había hecho en las islas centroamericanas. A continuación, envolvió su testamento para la humanidad con cera y ropa y lo introdujo en el bidón, que estaba herméticamente sellado. Y, sintiendo que moriría, lo arrojó por la borda, sabiendo que flotaría, que tal vez alguien lo encontraría algún día.
La crudeza de la Champions ha llevado al Barça ante el abismo de su muerte deportiva. Un equipo afilado y una noche canalla pueden ser el fin de su leyenda. En Liga, el matón de colegio de los puños de acero sigue haciendo estragos. Pero como le ocurrió a Colón, el barcelonismo tiene la última palabra. Será el miércoles, un funeral televisado con la ciudad entera pendiente del mejor equipo que jamás ha vestido de azulgrana. Puede ocurrir desde la desesperación y los decibelios -un camino extraño e incómodo para este equipo- o tal vez desde el balón y el vértigo, pero es seguro que el Camp Nou se llenará para ovacionar una última vez a sus ídolos.
Preparen sus bolígrafos. Busquen un papel y escriban un testamento. "Fuimos los mejores. Enterramos el pesimismo de años. Jugamos como nadie lo había hecho. Ganamos todo y sentimos que no había nada imposible". Etcétera. etcétera. Escriban su pregaria. Griten por este equipo, y arrojen su bidón para que el mundo sepa cómo amamos a este equipo.
PD. Ustedes deben saber que Colón salvó la vida y pudo navegar y escribir aún muchos años. Concluía todas sus cartas con seis palabras: "Hará lo que mandéis, El Almirante".

14 comentarios:

Diego dijo...

Esta vez sí que no te escapas. El barco se llamaba Calabera, con b, con v es el asunto este del cráneo y los huesos.

Vas a poder gritar mucho en el curro o te vas a pedir fiesta?

Albert Martín Vidal dijo...

Es tipográfico, quede claro.

Lo veré en el Camp Nou. Me he pedido fiesta para verlo junto al gran Javi.

Anónimo dijo...

Martín,

2 días para el gran partido... tengo las mismas sensaciones del madrid - barça!!!!

Albert Martín Vidal dijo...

Sólo me da miedo que el exceso de carga ambiental afecte a los jugadores, que no están acostumbrados al Ali Sami Yen.

Albert Martín Vidal dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Marc dijo...

I jo al bar... cagumtot!

en fi, feu del Camp Nou l'olla a pressió que no ha estat mai, crideu com si us hi anés la vida i penseu que la Champions la vam guanyar al 93 a Stamford Bridge, la Supercopa d'Europa al 120 i pico i el Mundial de Clubs al 89.

Serem a Madrid.

Anónimo dijo...

martin, espero que con collo hagais un buen equipo en el nou camp. Me pegaré a la tele para oir tus uh¡, toma¡, etc.

el resto de mortales barcelonistas nos vemos en los bares¡¡¡

rulo

Diego dijo...

Si lo dan en abierto!

Albert Martín Vidal dijo...

Otro día hablaré de esto, pero una vez Collo y ya ya vimos la vuelta de una semifinal de Champions juntos en el Camp Nou. Entonces palmamos, algo que esperemos que no se repita mañana. Pero hemos recoraddo el partido porque él y yo empezamos la pañolada que se extendió a todo el campo y forzó que Núñez anunciara que se marchaba.

Así lo contó el malogrado Sirvent en 'El Mundo':

"Impotente, sin creer en sus propias fuerzas y desconectado totalmente del calor de la grada, el BarÇa encaró el segundo acto de una forma patética. Fue entonces cuando el Valencia entendió que debía rematar la faena e inició sus habituales contraataques letales. Angulo, Claudio López y Mendieta avisaron.

La hinchada culé no aguantó más y comenzó a mostrar sus pañuelos. Su indignación era tal que ni siquiera protestó por un derribo de Rivaldo que debió ser castigado con penalti. Todas las miradas estaban centradas en el palco presidencial y en el banquillo, desde donde Van Gaal, desafiante o desquiciado, movió incomprensiblemente peones".

Y así lo explicaba Bañeres en La Vanguardia'´:

"Josep Lluís Núñez ha tomado la decisión, según él irrevocable, de no terminar su mandato como presidente del FC Barcelona. 'En la asamblea de julio presentaré mi dimisión pero desde ahora mismo ya no me sentaré más en el palco del Camp Nou ni en el del Palau Blaugrana', declaró a 'La Vanguardia' el presidente del Barça. 'Lo tengo muy claro, estoy decidido, no sigo', fueron sus primeras palabras, en la mañana de ayer, cuando este diario quiso confirmar con el presidente azulgrana la primicia informativa aparecida horas antes en 'Mundo Deportivo'. En una extensa conversación con este diario, Núñez se mostró muy decepcionado por los últimos sucesos, sobre todo por las reacciones que provocó la derrota del Barça ante el Valencia, con pañolada en el Camp Nou, y por lo que considera un tratamiento obstinadamente negativo por parte de la casi totalidad de los medios informativos catalanes".

Albert Martín Vidal dijo...

Día hache y soleado en Barcelona.

Diego dijo...

Ánimo joder!

Oscar dijo...

Tengo el esfinter muy, muy apretadito.
Joder que nervios.

J.L.Lopez Morales dijo...

Yo, para variar, estoy de guardia. Lo veré si puedo en el parque de Reus... A mí también me da nosequé este extremismo islámico que nos hemos montado, y si los jugadores no saldrán sobrepresionados, pero la verdad es que mola este previo tan tenso.
Por otro lado, lamentable que un equipo como el Lyon llegara a las semis.

Marc dijo...

Com m'agrada Pedro, és espectacular. Perquè jugàvem a rugby avui no?

pd: és l'únic criticable avui...