sábado, 18 de julio de 2009

Picassovic

Cuentan que Picasso pintó dos peces de colores y preguntó a aquel niño: "¿Cuál quieres, éste o éste?". Y el niño, claro, no sabía por cuál decantarse. "Éste... ¡y éste!", respondía. El viejo maestro insistía, mostrando sus improvisadas obras. El trato era claro. El pez elegido sería para el niño, al descartado le esperaba la basura. El pequeño era incapaz de decidirse. No era fácil, claro: tenía ante sus ojos dos dibujos de uno de los mayores genios del siglo XX. Cuatro décadas después, el chaval había crecido y recordaba la anécdota. "Picasso me puso esa prueba porque decía que en la vida hay que elegir".
Zlatan Ibrahimovic, de origen bosniocroata, nacionalidad sueca y espíritu de pirata nació con el estigma de los genios. Con su planta de artista maldito, vino al mundo para bailar El lago de los cisnes en los campos de fútbol. Su primera maravilla (http://www.youtube.com/watch?v=ncFxq8qrOeA) le dejó a la altura de los elegidos y ya sólo hizo que crecer. Brilló con la triste Suecia y en Italia, donde demostró ser un atacante total, capaz de resolver desde 30 metros, de encarar defensas, de abrir juego, de jugar de espaldas y de torturar a los rivales con sus latigazos de arte y fuerza. En Italia tuvo su periodo azul (foto), periodo rosa, cubismo, surrealismo, etc. Sus pies pintaron lo posible y lo imposible, empequeñeciendo a pragmáticos como Shevchenko. YouTube parece un templo dedicado a su orgullo, pero para conocerle mejor tal vez sea preferible olvidar las joyas y quedarse con un partido tonto en que lo hizo todo: http://www.youtube.com/watch?v=dynn06kqgL4.
También tuvo tiempo para demostrar su carácter y enfrentarse a muerte con Van der Vaart en el Ajax, de insultar a árbitros y entrenadores, de coleccionar tarjetas rojas y odios, de dejar tirada a la Juve por el Inter y hasta de enfrentarse a Mourinho y a la grada de San Siro que le idolatraba. En sus mejores días negros, es capaz de ponerse una gorra de policía, aparcar el deportivo en mitad de la carretera y ponerse a dirigir el tráfico. Todo el mundo sabe que es lo que todos los grandes goleadores: un hombre a quien no confiaríamos a una hija ni dos minutos.
A punto de cumplir los 28 años, con el talento y el carácter de Picasso, llega al Barça con varias pinturas bajo el brazo. El Camp Nou tiene la palabra: en ellas se ve a Van Basten, a Romário, a Rivaldo y a un tal Ibrahimovic. El barcelonismo sabe que el fútbol puede ser arte y que le va a tocar elegir.

5 comentarios:

Marc dijo...

El segon video és el mateix enllaç que el primer.

Jo no paro de pensar què pot fer Zlatan al costat de Messi i Henry i per davant de gent que la toca tan poc com Xavi, Iniesta, Touré, Márquez o Piqué. Per no parlar d'Alves.
Anem a Canaletes el dia de la presentació?

Albert Martín Vidal dijo...

Arreglat el vídeo.

Porto tres nits seguides visitant Canaletes.

Albert Martín Vidal dijo...

Adjunto lo mejor que ha aportado el diario 'Sport' en muchos meses: un informe de Ibrahimovic elaborado por ojeadores del Barça:

http://www.sport.es/default.asp?idpublicacio_PK=44&idioma=CAS&idnoticia_PK=630614&idseccio_PK=803

Diego dijo...

Albert lo que sí podríamos hacer es ir a la presentación. Nunca he ido a ninguna y no veo mejor ocasión.

Albert Martín Vidal dijo...

Yo estuve en la de Henry y me sirvió para ver a los directivos más babeantes que a las quiceañeras y para comprobar, echando un vistazo a la grada, que somos África.