jueves, 19 de junio de 2008

El salvador (I)


Es el mes de junio tiempo de optimismo y desenfreno. A estas alturas resulta difícil no ilusionarse con toda suerte de adquisiciones: Geovanni Deiberson, Rochemback, Ezquerro. Todos ellos despertaron una lucecita de esperanza en el culé impaciente de éxitos. Tal vez por eso Guardiola haya aterrizado al Camp Nou suscitando un clamor popular que ya convierte al mite de los 90 en el salvador de nuestros tristes días.
Al ponerse la corbata, el niño de la Catalunya central, el recogepelotas, el frágil centrocampista que tenía un cerebro que corría 1.000 veces más que sus piernas, la sexta esencia del juego azulgrana, el gran capità que huyó al ver los horrores gaspartianos de cerca, ha culminado una trayectoria rica en glucosa hasta convertirse en la última baza del txikicruyffismo.
Sus primeros pasos rezuman sensatez e intención: mostrarse como un duro, prometer que nuestro querido Eibar correrá, que las vedettes correrán y que el Barça jugará al ataque. Los que le vieron en directo quedaron convencidos. Sin embargo, hay dudas que turban los gloriosos sueños preveraniegos de más de uno a tres semanas del inicio de la pretemporada.
¿Es cierto que Guardiola está empeñado en fichar a Adebayor? ¿Puede una defensa integrada por Alves, Piqué, Cáceres y Abidal encajar menos de seis goles por partido? ¿De verdad quiere refundar al Barça con Hleb, después de añadir músculo con Keita? ¿Realmente ha dicho el jefe de Tito Vilanova que no le gusta Touré, elegido por esta caverna como el mejor azulgrana del año? Y sobre todo, ¿puede la persona que dijo de Lillo que era el hombre que más sabe de fútbol del mundo dirigir este club?
Guardiola no es un cínico. Es muy culé, muy futbolero, y muy ganador. Lo que ha demostrado en el Barça B es extraordinario. Pero si no controla de muy cerca los viajes de Txiki, su aventura puede convertirse en un via crucis. Con todos ustedes, Pep, el Cristo de Santpedor, Redentor del barcelonismo y candidato a acabar en la cruz.

2 comentarios:

marc dijo...

Tant de bo li surti tot bé i al maig celebren la 3a champions

Diego dijo...

Pues yo, como cada año, me he puesto una venda en los ojos y me he vuelto a ilusionar, si bien esta vez tengo la sensación de que hay motivos. Quizás es porque venimos de muy abajo pero creo que Guardiola va a tener la suerte de que toda la plantilla (salvo honrosos casos como Henry y Márquez) estará hambrienta de títulos.

Al final, si un equipo quiere ganar y tiene calidad acaba ganando, ahora falta que le fichen algo más de calidad arriba y PODEMOS!