miércoles, 16 de abril de 2008

Una botella en el adiós

En menos de 24 horas dos enamorados del balón le dicen adiós. Romário, el retaco que nos enseñó que un gol puede ser una obra de arte, se despide de los campos. Y Joan Sabaté, El Maradona de Les Rambles, rescatado por una pelota de los vicios que le habían robado la vida, no volverá a la calle más populosa del mundo a dudar de la ley de la gravedad con su paciencia de orfebre.
Así las cosas, esta noche de abril en que Valencia y Getafe han jugado con desesperación y orgullo es buena noche para darse a los alcoholes, mirar las estrellas y explorar la intuición: dicen los números que quedan 18 puntos para recortar una diferencia de nueve. Dice la cabeza que La Banda de Bernardo no ganará más de dos partidos hasta el final. Probablemente, sumará sólo ocho puntos más. Dice el corazón, que mucho miente pero nunca lo hace al calor de un gintónic, que el Barça puede perfectamente sumar 18 puntos para llevarse la Liga y llevar al borde del suicidio a los ronceros de este mundo.
Romário tuvo a toda una generación de niños culés rematando con el exterior del pie derecho y luego le rompió el corazón. Joan Sabaté se conformó con entretener a decenas de miles de turistas, y a beber del agua de Canaletes antes de cada espectáculo de malabares . Tal vez el Barça traicione mis pálpitos y no triunfe como Romário; pero debería, por lo menos, igualar a Maradona en dedicación. Porque el fútbol se acaba y antes de que eso ocurra, es preciso apurar este último sorbo.
Salud.

2 comentarios:

marc dijo...

Albert, si es compleix el que dius i som campions de lliga, al setembre (que tindré calers) et convido a sopar!
Em sorprendria moltíssim que el Barça guanyés els 6 partits que queden (9 amb la Champions)...

Diego dijo...

El problema del Barça este año ha sido más la debilidad mental que la entrega, creo que a la mayoría de la plantilla no se les puede tildar de acomodados, ha faltado el liderazgo de uno de los grandes.