jueves, 24 de abril de 2008

La suerte es azulgrana

La caverna rezuma hoy optimismo. Siguiendo la trayectoria de este equipo desde la fraudulenta fase precia hasta el serio ejercicio de anoche, uno se da cuenta de que el Barça tiene a su lado el arma más poderosa: la potra.
En octavos nos cruzamos con el Celtic donde otros años habíamos encontrado al Chelsea o al Liverpool. En cuartos, que tuvimos que jugar sin Messi, al muy combativo Schalke 04, que nos hizo sentir como en una segunda ronda de Intertoto. Y ayer, entre la espada y la pared, el gran Cristiano Ronaldo falla un penalti por milímetros y Busacca se como otro clamoroso.
Cierto es que acabó el partido con 19 disparos del equipo de Rijkaard y seis de los de Ferguson, pero nadie puede dudar de que ayer se salvó el pescuezo y se sembró el pánico en Old Trafford, un estadio que se cree inexpugnable a costa de abusar de las peores defensas del mundo después de las de la liga congoleña.
Con la chorra tan descaradamente de nuestro lado -hasta la fecha el asunto me recuerda a la Champions del Liverpool y, atención, a la del Real Madrid de 1998- resulta obligatorio ser optimista por más que en este club se crea que la victoria hay que merecerla desde el virtuosismo, no desde dentro del área.
Este martes, en la que puede ser la noche más feliz en dos años, Messi podrá aguantar 80 minutos, Deco estará aún más asentado y Henry habrá convencido a quien convenga de que la final pasa por sus pies. Además, no hay duda de que el equipo volverá a apretarse como un cuádriceps troyano para dejar al United en un par de ocasiones.
Old Trafford no da miedo. Son 90 minutos, es fútbol y juega un Barça coronado con la mejor de las virtudes: la suerte.

3 comentarios:

marc dijo...

el problema serà si el ManU fot dins les dues ocasions que tingui dimarts...
el més important és marcar, tant me carda guanyar la Champions amb un gol amb el cul si cal.

Anónimo dijo...

Tu si que eres un culé, cullons, Albert! Eso es fe y lo demás son ostias!

Diego dijo...

Me supo mal por Zambrotta, él solo contra el mundo y tuvo que fallar ese pase.