martes, 12 de octubre de 2010

Los nunca vistos (IV): Miquel Àngel S.

Su reinado comenzó en algún momento de 1987 tras varios meses de perder el tiempo jugando en el patio del colegio a cochecitos. Acababa de cumplir siete años y decidió ponerse de defensa. Sacaba cabeza y media al resto de jugadores y su superioridad física era insultante. Era rápido, técnico y entendía el juego. Pero sobre todo, chutaba durísimo.

Miquel Àngel es recordado por quienes jugaron con él por sus terroríficos pelotazos. En un tiempo en que llorar en el campo no estaba mal visto, a menudo provocaba episodios de lágrimas y engorrosas interrupciones por parte de los árbitros-profesores. Probablemente gracias a él aquella generación aguzó su creatividad a la hora de emplear palabras como caqui, cañardo o pepi. La cuestión es que llegó a legislarse contra el mozo y en aquellos caóticos partidillos se prohibió chutar con la puntera como medida desesperada para salvar algún que otro morro. (Esta norma era de difícil aplicación y fuente habitual de conflictos; con el tiempo resulta extraño que no hubiera manifestaciones de repulsa contra una regla diseñada ad hoc para perjudicar a nuestro equipo).

Así pues, aquella quinta de alumnos de los Salesianos supo desde su más tierna infancia que el tamaño importa, sobre todo cuando se trataba de jugar contra B, o incluso a la hora de desafiar la cosmogonía vigente y ganar a los más mayores: uno jugaba sabiendo que tenía a Hércules de su lado. Pero más importante fue que esos niños de bata roja aprendieron que el fútbol puede ser doloroso, algo a lo que se podía tener miedo. A eso ayudaron decisivamente los zapatastros que lucía nuestro protagonista: una suerte de zuecos asesinos que con el tiempo hemos visto hermanados con las extemporáneas chirucas.

A pesar de que siguió creciendo -a día de hoy sólo Piqué sería más alto que él de entre los centrales del Barça-, su juego cayó poco a poco. Su declive fue lento, lo bastante como para que cuando llegaron los obuses de Koeman, a nosotros nos sorprendiera lo justo. De hecho, los de aquella quinta nunca sintieron demasiada predilección por los chuts lejanos, les parecía algo rupestre y sencillo. Si Miquel Àngel no llegó a nada en el fútbol fue por su carácter bonachón. O porque no le gustaba lo bastante, o porque se desarrolló hacia placeres más dionisíacos y menos legales incluso que sus cañardos.

Años después, Miquel Àngel juega raramente a fútbol. Por algún extraño motivo, ya no chuta fuerte, ni da miedo: aquel monstruo mitológico se quedó en las aulas de Primaria. Pero de haber llegado a la elite, no tengan duda de que las quinceañeras de este país se lo habrían comido. Quién sabe si habría sido el primer profesional de nuestros tiempos en someterse a tratamientos de mercurio.

12 comentarios:

Jordi Benavente dijo...

"No vale picarse", dèiem al pati del meu cole per evitar caquis, cañardos o pepis. Però ens hi picàvem igualment ;) Ets un artista, amo de la caverna. Salut.

Anónimo dijo...

Te has olvidado de un punto clave en la carrera futbolística del tal M.A.S.
Corría el año 98 (más o menos), y Miguel Angel, junto con una colla de mercenarios asiduos al sr.Lobo, fundó un equipo que actualmente aún existe, el THC.
Defensa, capitán y presidente, su implicación fue memorable, lo nunca visto.
Arrasaron en un esportiu, donde muchos hemos sufrido, ganado, reido, pero sobretodo hemos realizado carreras entre vestuarios, en un tiempo donde las chicas tb jugaban.
Su altura y su estilismo en defensa tb brillaron durante todo el campeonato. Pero donde realmente triunfó fue en los despachos, realizando un desfalco a falta de un partido para finalizar la liga que será recordado por los siglos de los siglos.
Qué gran jugador y qué gran negociador.
THC fue digno CAMPEÓN¡

Rulo, añorando ....

Albert Martín Vidal dijo...

Reflexiones del partido en Hampden Park:

-Los escoceses sí saben celebrar goles.
-Villa vuelve tocado.
-Iniesta ha metido el golito del trimestre.

gonzny dijo...

Se me saltan las lágrimas:

http://www.elmundodeportivo.es/gen/20101013/54022817183/noticia/samuel-etoo-y-pep-guardiola-abrazo-sincero-en-la-ciutat-esportiva-del-barsa.html

Joan dijo...

¡Uh! ¡La cólera se avecina!

Albert Martín Vidal dijo...

Veo las fotos y tengo claro que Guardiola aún odia a la cabra camerunesa.

gonzny dijo...

Pues si ves el video lo vas a tener más claro aún: Ni le mira a la cara...

Pin dijo...

¿Esto qué es el blog de Sálvame? ¿Interpretando videos y fotos?
Si hay que ponerse tombolero yo digo que mirar al suelo cuando se saluda a alguien no indica odio, indica miedo o vergüenza.

Y si me pongo Karmeliano digo que ya está bien, hombre ya, y que aún estamos esperando un post valorando el glorioso paso de Picassovic por el noucán.
Si es que me provocan y no tengo las pastillas a mano

gonzny dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
gonzny dijo...

Pin, te doy la razón.

Guardiola mira al suelo porque se avergüenza de lo que hizo en pleno siglo XXI (lo mismo que a Touré, por cierto).

Lo del post de Petercrouchovic no lo esperes en esta taberna escolapia.

Si fuera azulgrana, estaría demandando la transparencia prometida en período electoral. Aquí se nos hace a todos comulgar con ruedas de molino y luego, a dejar que pase el tiempo para ver si se olvida todo.

Y, como ves, ni mención.

Albert Martín Vidal dijo...

Esta Caverna ha marrado en el tema Ibra, y creo que no ha tratado de ocultarlo.

http://lacavernaazulgrana.blogspot.com/2010/06/la-bestia-parda-co.html

A Sandruscu se nos antoja dedicarle un post, efectivamente. Si Messi no le hace seis al Valencia, la cosa puede ser inminente.

Anónimo dijo...

En mi defensa sólo puedo decir que a las "niñas" me las llevé igual :-)
Rulo: supéralo, tío...
Y ahhhh...mis chirucas! Una profe del parvulario lloró con ellas de dolor en la espinilla! Que tiempos aquellos en que se podía agredir al profesorado!
Gràcies Albert!
M.A.S.