jueves, 4 de febrero de 2010

Un amigo llamado Ramón

"En una ocasión le pregunté a un jugador profesional de qué hablaba con su compañero. La respuesta revela

una de las ricas posibilidades de la psicopatología: 'No habla conmigo. Habla con su pene.

Le dice Ramón y le recuerda lo que han vivido juntos'”.

Dios es redondo, de Juan Villoro

Permítanme que les hable hoy de John Terry y la catástrofe nacional británica en que se ha convertido su desliz con la señora de un compañero y amigo de siempre, Wayne Bridge. Terry (en la foto, el más alto) no es sólo el jugador mejor pagado de la Premier, es sobre todo el capitán de la selección inglesa. En Inglaterra, quien lleva ese brazalete es considerado el quinto cargo público más importante del Reino Unido. El affaire, pues, se sitúa casi al nivel del que pudiere tener el primer ministro, la mismísima reina o el picarón del arzobispo de Canterbury (granuja). Concluyen bien: Terry, efectivamente, está jodido.

Un buen amigo de esta Caverna, de los personajes siniestros y las fiestas entre semana, explica con conocimiento de causa que los líos de faldas destrozan los vestuarios mucho más a menudo de lo que podría parecer. Y claro, una mira al del Barça y por más que haya monjes de clausura a manos llenas, acaba por preocuparse. Porque son jovenzuelos y conocidos, tienen un ego enorme y les sobran tiempo, dinero y ocasiones para encontrarse con las parientas de sus compañeros.

Hay quien cree que los futbolistas vinieron al mundo a disparar la euforia y la natalidad (¡seacabaelmundo!) ajenas y a guardar santa castidad. Pero no es así. Crucemos los dedos y no olvidemos que todos los jugadores guardan en algún lugar a un amigo llamado Ramón.

10 comentarios:

Marc dijo...

Generalment les nòvies dels futbolistes són, físicament, el que pràcticament tots nosaltres voldríem.
Per tant, s'ha de ser burro per anar a buscar fora del propi llit el que ja hi tens... I més, buscar-ho en els llits dels teus companys (i amics?)

Dani dijo...

Com diu el Marc, la majoria de futbolistes tenen unes dones impressionants... el problema és que en aquesta professió tenen tant de tot (diners, popularitat, etc.) que és fàcil perdre el món real de vista... i al final siguis futbolista o no, són humans i són "tius" amb hormones que paren de demanar festa... i si la festa la pots tenir quan vols perquè no importa el quant, ni el on, ni el com, doncs tú diràs...

I no em malinterpreteu, que no estic donant la raó al sr.Terry ni l'excuso pel que ha fet, senzillament ho veig com quelcom que li pot passar a qualsevol persona sigui futbolista o no, sent la diferència el ressò mediàtic que té, perquè el mal a les persones estimades és el mateix...

Sent positius, per fi podrem donar-li sentit al mític anunci de "Terry, y a por todas" XDD

Anónimo dijo...

Y cuanto hay de cierto en el rumor que relacionaba el mal momento de Tamudo y la marcha de Riera del Espanyol por los cuernacos que le ponían a Tamudo?????

Alguien sabe algo?

Albert Martín Vidal dijo...

Mmmmm. Y Simeone y Caminero? Y Seedorf Ronaldo?

Albert Martín Vidal dijo...

Qué tiempos en que los futbolistas tenían esposas como Flor, la mujer de Bakero, o de la de Giovanni, el de las butifarras.

Diego dijo...

Segurola también ha escrito al respecto Martín:

http://www.marca.com/2010/02/04/opinion/firmas/santiago_segurola/1265285516.html

Por cierto, el que tenía una mujer horrible era Rivaldo. Era fea como un demonio, tenía una napia..., lo cual habla muy bien de la profesionalidad del chilenero.

Albert Martín Vidal dijo...

Hombre, qué quieres decir con "profesionalidad"? Acaso era escort profesional?

Albert Martín Vidal dijo...

Bestial penalti el pitado ayer. Guruceta sonríe en los cielos:

http://www.youtube.com/watch?v=SI3ByyM2ZoU

1'26''

J.L.Lopez Morales dijo...

Lo raro es que todos los futbolistas no acaben liados hasta arriba de faldas, fiestas y droga. El raro es rivaldo, para mí, mientras que Gutis, Ronaldhinos y demás es lo que cualquiera con dos dedos de frente (o de miembro) haría.
En mi top ten de novias, siempre será recordada la de Petit. Su paso por el Barça será imborrable.

Albert Martín Vidal dijo...

Bien, no seré yo quien juzgue a Rivaldo y menos para rajar. Pero sí diré que antes del Mundial de 2002 hubo un Rivaldo de plácida vida familiar y después, otro.