lunes, 9 de marzo de 2009

Gritar gana partidos

¿Alguna vez se han preguntado por qué es una ventaja jugar en casa, como local? ¿Por qué las quinielas se llenas de unos, por qué hasta el Eibar es favorito cuando juega en Ipurúa? ¿Por qué hay que creer que seremos capaces de ganar al Olympique en el Camp Nou y pasar a unos cuartos de final donde pueden faltar, atención, Real Madrid o Liverpool e Inter o United?
Bien es sabido que los futbolistas son, antes que nada, mamíferos. Un compuesto de tejido muscular, instinto y hormonas que les convierten en seres peligrosos particularmente cuando se amenaza su territorio. Esa sensación de defender lo propio que se lee en la mirada de Puyol es parte de la respuesta. La afición también cuenta, sobre todo por su efecto en los jugadores: los locales se sienten obligados a ganar, los visitantes saben que su derrota se comprenderá. Ante semejante verdad de perogrullo -que ofrecía la revista Champions de noviembre de 2007-cabe recordar que el del miércoles es uno de los cinco o seis partidos al año en que la marabunta de ancianos aburguesados del Camp Nou debe ignorar los nódulos de sus ajadas cuerdas vocales.
También juega la costumbre a un determinado estado del césped y a las dimensiones del terreno de juego -los 68 metros de ancho del Camp Nou son un arma tan letal como Messi mismo-, y en ocasiones la astucia del árbitro que quiere contentar al equipo local -en Liga, no olviden, el Barça no da cena a los árbitros cuando lo considera oportuno-.
En las últimas cinco temporadas, el Barça gana en Europa un 75% de los puntos que disputa en el Camp Nou. Y la explicación reina está en la prueba de la testosterona: los futbolistas que juegan en casa suelen tener entre un 40 y un 67% más de testosterona circulando por su cuerpo que los que juegan como visitantes. Testosterona sí, lo que antes se conocía como cojones. Así pues, que ruja el Camp Nou y sufran los otros: es a vida o muerte y está permitido gritar.

16 comentarios:

Marc dijo...

Si juguen com dissabte i amb un miqueeeeeta més de punteria, no patirem per passar. És més, si aguanten fins al 27 de maig amb el joc de dissabte, no patirem per massa res aquesta temporada.

Per fi.

Anónimo dijo...

Yo tengo otra explicación al respecto...Según Freud, todo es sexual. El camp nou es nuestra casa, y la portería vendría a ser un "xoxo". ¿A alguien le gusta que venga otro a su casa y se "ginque" a tu mujer? Pues ea, ya sabemos por qué. jajaj...

Salut amic! 1 Feliç Aniversariiiii! Avui ja síiiii!

Ptns!
Miki

Marc dijo...

Per cert! Felicitats!

Anónimo dijo...

martin,

no te preocupes que el miercoles estare en el campo dispuesto a silvar y gritar cada vez que toque la pelota Valdes!!!!
jajajaja!!!!
felicidades amigo!

Diego dijo...

En estos partidos es cuando deberían echar a todos los abuelos y llevarnos a nosotros a animar. Tú metes a la afición del Liverpool en el Camp Nou y les metemos 5 a los franchutes.

Albert Martín Vidal dijo...

Joder Diego,

Andas tan obsesionado con esto de las aficiones que no me extrañaría que antes de que acabe el año enarboles la bandera de Osasuna. Quién sabe, puede ser emocionante: creo que se salvan y que Camacho gritará desde el balcón del ayuntamiento "Madrid se quema!"

Marc dijo...

Jo penso igual que el Diego. O més radicalment i tot.

Albert Martín Vidal dijo...

No vull ser simplista, però crec, Marc, que el que us passa amb l'afició del Barça és que sou d'una altra generació: sou joves, heu guanyat la meitat de Lligues que heu viscut, heu guanyat dues 'Champions' en quinze anys i us heu acostumat a què el Barça sigui considerat una referència. Però en un club on des de Samitier a Kubala hi va haver misèria, un club traumatitzat amb la màquina blanca que va fer Di Stéfano, on Rexach va ser l'estrella durant 20 anys i només va guanyar una lliga, costa molt ser optimista.

Ara bé, crec que la tendència poc a poc està canviant: és llei de vida, uns marxen i els altres queden.

Marc dijo...

Entenc tot això Albert però no és normal que en una temporada que el Barça fa més gols que mitja Europa, que les golejades cauen com res només hi hagi 5 partits de lliga per sobre dels 75.000 aficionats... Altres anys era gairebé cada partit. Em dóna la sensació que el soci del Barça prefereix patir a guanyar... I segur que a animar.

Diego dijo...

Tu argumento es correcto Albert, pero por ejemplo la afición del Cádiz no ha visto a su equipo ganar nada en su vida y seguro que recuerdas cómo animaban.

O sino recuerda cuando el Barça fue a Londres y le metió 4 al Arsenal, cuando Rivaldo, y sus aficionados todavía les animaban, cuando tampoco ganan casi nunca.

Es la manera de ser del catalán, acostumbrado siempre a sufrir, a las lágrimas, que es incapaz de disfrutar de lo que tiene porque sólo es capaz de pensar en que puede perderlo.

Albert Martín Vidal dijo...

Tienes razón. O en palabras de Pasqual Maragall: "El catalán ha venido a la vida a sufrir. Somos así, hemos venido a sufrir. Que si los malos, que si los locos..., el catalán es una persona que está pendiente de que no le jodan la cartera. Somos un país que no hemos tenido imperio, siempre hemos estado sometidos a alguna cosa, o a alguien. Y a través del Barça, conquistamos Europa cuando ganamos la Copa de Europa".

Oscar dijo...

Cito a Diego:

"En estos partidos es cuando deberían echar a todos los abuelos y llevarnos a nosotros a animar. Tú metes a la afición del Liverpool en el Camp Nou y les metemos 5 a los franchutes".

Sin aficion tambien se pueden meter 5 goles ;)

Saludos cavernicolas!

Anónimo dijo...

Señores,

Tanto criticar al público que si va que si no va... si anima si no anima... si vosotros animariais más, menos... ¿habéis probado ir al ServiCaixa a comprar una entrada para ir al campo a animar? No valen excusas que no hay entradas... si sois tan buenos aficionados como es que no se os oyo contra el Benidorm, o contra el Shaktar ese o Numancia...?!?!?!

apale,
collo

Diego dijo...

Porque no tenemos dinero para pagar entrada cada miércoles&domingo, sino lo haría gustosamente. En todo caso yo de lo que me quejo es de la gente que paga para ir y luego no anima. Esto es como pagar 12 euros para entrar en una discoteca y luego negarte a bailar porque no te gusta la música. Para eso no entres.

Mi querido Óscar, estás en todo por lo que veo, pero no nos viste a Albert y a mi gritando y abrazándonos en el bar de la esquina xD

Anónimo dijo...

diego,

no tienes 7 euros??? eso es lo que costaba la entrada para el benidorm... además, ¿qué pasa si uno quiere ir a la discoteca a ver el ambiente y tomarse un par de copas nada más? Creo que no estamos obligados ni a bailar en una discoteca ni a animar en un campo de futbol... que cada uno haga lo que quiera donde quiera sin molestar a nadie!

Diego dijo...

No te hablo del Benidorm xD, yo hablo de los partidos importantes como el del Olympique. Este año va todo de cara y no se está notando tanto pero si los franceses se hubiesen puesto 0-1 todos los abueletes estarían cagados de miedo, en vez de confiar en este equipo capaz de todo.

Por supuesto todo el mundo es libre de vivir el fútbol como quiera, pero del mismo modo yo soy libre de quejarme y criticar una actitud que no comparto ;)