sábado, 28 de noviembre de 2009

Xavi, humíllalo

Florentino y su monumental oda al mal fútbol vuelven al Camp Nou. Si este momento histórico se hubiera dado hace 25 años, los barcelonistas habrían regalado tal pitada al enemigo número uno del fútbol que nadie conservaría íntegros sus tímpanos.
Releamos cómo vivió Villoro el retorno del Innombrable al Estadi como madridista: "En ese momento, en las filas del Barça no se quería a nadie ni la mitad de lo que se odiaba a Figo". Es cierto, éramos gentes sencillas de corazón, nos dejábamos llevar por el estómago. Tampoco hace tanto, cuando un rival hacía una entrada fea en el Estadi, la grada atronaba: "¡Migueli, mátalo!". En esencia, los aficionados azulgrana eran sociópatas peligrosos venidos al mundo para insultar al Madrí -o en su ausencia, a ese conjunto de trapos blancos que corretean sobre el verde-.
Las cosas han cambiado. Hoy no odiamos a nadie del Madrí ni la mitad de lo que queremos a Piqué, Busquets o Keita porque los blancos son una birria, una mentira. Llega La Banda convertida en una divertida atracción de feria, y cuesta imaginar un homenaje más perfecto al engreimiento que ese montón de mercenarios fichados a precio de oro con Ronaldo a la cabeza. Pueden ganar, cierto. Habida cuenta del PC Fútbol que tiene montado en la delantera, podrían hasta golear. Seguirían siendo una farsa.
Qué lástima que a costa de la excelencia los barcelonistas ya no odien como solían. Será que piensan que no hace falta, que saben que a este deporte se juega con un solo balón y es muy difícil tenerlo sin centro del campo, sin una idea de juego, sin alma. Si los culés fueran aún lo que solían, Florentino se llevaría mañana toda la ira y a burla de los que aman a este Barça, que son también quienes aman al fútbol.
Pero hemos crecido: nos bastará con que Xavi coja el balón. Xavi, humíllalo.

3 comentarios:

Marc dijo...

Tinc la teoria que Xavi sol poc pot fer i que és el que és perquè al costat té gent com Iniesta o Messi.

Tot i això, demà espero un resultat que enfonsi d'una vegada la mentida del futbol i ens permeti tornar a Canaletes, que ja en començo a tenir ganes.

Diego dijo...

Pues no acabo de estar de acuerdo, sigo odiando al Madrid con todas mis fuerzas.

Albert Martín Vidal dijo...

Créeme, tu capacidad para el rencor era mayor en tiempos de indigencia y miseria.