sábado, 4 de abril de 2009

Un culé de leyenda

Ni el verde es capaz de hermanar fútbol y golf, pura pasión y fría mente. Pero vamos a hablar hoy de uno de los culés más ilustres que hay en el mundo. Es Seve Ballesteros. La primera vez que oí su nombre, yo era un niño y fue en boca de mi hermano: blandía un palo de juguete, ejecutó el golpe sin bola y me rompió un diente. En cuanto conocí la historia de Seve, dejé de lamentarme por el diente perdido.
De Seve algunos sólo hemos conocido su ajado palmarés (ganó cinco másters, pero el último fue el 1988; desde entonces, todo fueron decepciones) y la leyenda de sus golpes imposibles, su espíritu de artista y su convicción en el poder de la mente. Se retiró a finales de 2006 y poco después moría su compañera en un accidente; se habló de una posible depresión. El pasado año se supo que tenía un tumor cerebral y fue operado. Esta semana ha vuelto a la vida y es bueno recordar la que tuvo.
El padre de Seve fue un humilde agricultor que también ejercía de jardinero del exclusivo Real Golf de Pedreña. Su madre pasó hambre, una mujer sufrida que nunca estrenaría los vestidos que su hijo le regaló cuando estaba en la cima, por reservarlos. El futuro campeón nunca estudió el bachillerato, consumido por una pasión: "Mi sueño era ser el mejor". La historia de cómo aprendió a jugar es legendaria. Era caddie en el club de golf, pero no le dejaban jugar. Por eso, en las noches de luna llena, saltaba el muro de piedra de su casa y se iba a la playa a jugar. "El palo era de arbusto, y a veces de avellano que metía mojado dentro de mi hierro roto para que se hinchara y fijara el palo". Seve siempre ha dicho que aquellas noches de luna llena en la playa, en las que hacía sus propios agujeros en la arena, son sus mejores recuerdos de la infancia. "De ahí pasé directamente a ser profesional", explicó en una entrevista al Magazine en 2008. Acabó siendo el más grande, y siempre mantuvo el mismo lema en lo personal y lo profesional: "Si tú crees en algo, lo sientes y lo visualizas, acabas consiguiéndolo".
Esta semana, en plena depresión barcelonista por el parón de las selecciones, y ante el momento decisivo de la temporada en tres competiciones, uno se alegró de que a Seve, que tanto sabe de triunfos y derrotas, eligiera al Barça. Así relató cómo fue su despertar tras su operación a vida o muerte: "Mi hermano Baldomero me ha contado que, al despertar de la anestesia de la primera operación, dije entre sueños «el Open Británico hay que ganarlo el sábado», aunque parece ser que mis primeras palabras fueron: «Yo siempre gano»".

6 comentarios:

Anónimo dijo...

grande martín¡¡ me alegro de poder leer esta entrada golfistica en tu blog, recordando a uno de los más grandes deportistas a nivel mundial saliendo de una de las más humildes situaciones familiares.
Todo un ejemplo de FE. Espero puedas ver el mail THCiano en el cual tb se habla de la confianza, algo imprescindible para jugar a nivel competitivo a cualquier deporte, incluidas las canicas.
Agur
Raúl, cierre del THc y Vintage, HCp 5,4 de pitch and putt

Anónimo dijo...

Hablando de golfistas, qué alegría que Sergio García, esa rata, sea merengón.

Anónimo dijo...

Mi mayor hazaña en el golf fue, de un golpe certero, romper 1 incisivo (y solo uno) a mi hermano.
Y si hablamos de automovisismo y de hazañas cabe destacar un impacto frontal entre un auto de choque pilotado por mi y copilotado por mi hermano entre nuestro bólido y otro tripulado por dos indivíduos que nos triplicaban en peso. Resultado: el segundo (y solitario) incisivo de mi hermano acabó en la pista previo impacto con el volante.
Seguro que los piños de mi hermano agradecen que nunca me dedicara al boxeo...

Albert Martín Vidal dijo...

No, automovilismo ya sí que no: nunca ¡NUNCA! Alonso va a salir en este blog por nada bueno. Por lo que esa historia de mi segundo incisivo jamás tendrá aquí la mejor importancia.

Diego dijo...

No entiendo ese odio que le tienen tantos a Alonso, en mi opinión son mucho más odiosos gente como Gibernau, Sergio García, Ferrero, etc. Gente que nunca ha ganado nada relevante, al contrario que Alonso.

Anónimo dijo...

perdón??? he oido que sergio no ha ganado nada importante????
Sergio García: es uno de los mejores golfistas españoles en la actualidad, compite tanto en el PGA Tour americano como en el European Tour. Actualmente es el número 3 del mundo, por detrás de Tiger Woods[1] y Phil Mickelson, y en los últimos años ha formado parte con frecuencia de los diez mejores del mundo.
Lo siento Diego, es una debilidad, estaré conforme en reconocer su MIERDA de personalidad, pero es un PUTO CRACK¡¡¡¡
Raúl