domingo, 22 de febrero de 2009

Pánico y desinformación

Una pesadilla me ha atrapado esta noche, tras el trance perico, y he amanecido sudando y pensando en el próximo rival del Barça. Durante todo el día he consultado en la prensa deportiva si estaba justificado mi miedo. Con un breve repaso he inventariado las virtudes que se le suponen al Olympique Lyonnaise, multicampeón francés, y he constatado que los expertos señalan como su mayor peligro a su codiciada estrella: Benzema.
Ocurre con el nueve de Francia que a personas que tengo en alta consideración les parece un fenómeno, un nuevo Henry, un crack. Otros, por contra, le consideran un Huntelaar, y me recuerdan sus números de este año: 13 tristes goles en Liga. He pensado en Julio Maldonado, Maldini, en Marquinos López, de Futbolitis. Paraprofesionales con método, bases de datos ambulantes. Sin duda, el primero sabe cuántos goles metió de cabeza en su primer año como alevín. El segundo tendrá informatizados todos sus movimientos para ganar la espalda a los centrales. El negocio de ambos se basa en eso, en descubrir secretos y encontrar atajos hacia la verdad. En explicar a los hinchas si vale la pena ilusionarse con un fichaje o si hay que temer al extremo zurdo de un rival europeo al que nunca se ha visto jugar.
Ni siquiera ellos merecen crédito cuando nos hablen de Benzema o de cualquier otro, por más que estén cargados de razones, datos y horas de visionado. Porque los futbolistas no son más que partes de un equipo que no funcionan solos. Porque hasta los mejores tienen noches aciagas, y porque parte del encanto de la Copa de Europa de siempre es encontrarse a rivales que son temibles por desconocidos. Y porque esto seguirá siendo fútbol, el absurdo y grandioso deporte en que al Barça sólo le han ganado dos colistas como el Numancia y el Espanyol.
¿Demos temer, pues, a Benzema? Mucho: observen su mirada. Es la de un hombre que desayuna niños.

12 comentarios:

Marc dijo...

realment començo a pensar que el rival més temible del Barça és el propi Barça.
Com a bri d'esperança dir que després de l'últim binomi derrota-empat, el barça va jugar i va guanyar a la Champions. A partir d'aquí ja sabem tots la història.

gonzny dijo...

Desde luego. Como pongamos a marcarlo a un niño, por mucho que mida mas de 1,90, se lo merendará crudo.

Albert Martín Vidal dijo...

Ya veo que la distancia te agudiza la vista y le has encontrado la trampa y el cartón a Piqué...

gonzny dijo...

Hay otro niño de 1'90 al que le tambien le falta un hervorcito para dar el nivel. Que no nos falte Toure este año...

Anónimo dijo...

martín, sugerencia desde el anonimato. Podrías incluir una crónica en este blog, sobre nuestro querido guardameta y los reproches de un campo que olvida rápido ante una cagada monumental.
Cada vez que veo la repetición del gol y los abucheos posteriores me da más vergüenza ser culé, y eso que valdés nunca ha sido de mi agrado, pero la semana pasada el punto sacado en el ruiz de lopera fue suyo, y aunke este barça defienda desde la delantera, seguimos siendo el equipo menos goleado, y parte de culpa tendrá el sr. Valdés.
Petición de un exportero, que ya no quiere meterse de portero.

Diego dijo...

Repetiré algo que he dicho miles de veces, y es que si el Barça tuviera la afición del Liverpool, por ejemplo, llevaría el doble de títulos. No hay derecho a que critiquen a Valdés, todos los porteros cometen algún error y prefiero que lo hiciera el sábado y no este martes la verdad.

Disfrutad de Benzema el martes porque dudo que lo veamos nunca jugando en can Barça.

Albert Martín Vidal dijo...

Yo también creo que Valdés es uno de los tíos más infravalorados del equipo. No sólo por su rendimiento, sino sobre todo por su comportamiento en el vestuario y su superprofesionalidad en los entrenamientos.

Pero dicho eso, es portero y le llueven palos. Les ha pasado a todos los grandes. Personalmente pienso que a Valdés le ponr que le increpen: no podría ser de otra forma con un tío que siemrpe ha dicho que sus ídolos son Oliver Khan y Cañizares.

Anónimo dijo...

Señores,

sobre el debate de valdés decir que hace un trabajo brillante y poco valorado... pero ese error NO es de PROFESIONALES! Y menos del BARÇA!... se le puede escapar un balon de las manos (por la humedad), entre los brazos, salir mal... mil cosas, pero esa asistencia ES MUY GRAVE!!!! Y recuerdo que no es la primera, ni la segunda ni la tercera!!!

saludos.

Marc dijo...

Només diré que si no fos per Valdés el senyor Henry ens hauria fet 2 gols en 5 minuts de res en cert partit de Paris que va acabar amb el lateral dret del Barça fent el gol de la seva vida.

Diego dijo...

Pero es que sin ir más lejos Casillas contra el Betis ha hecho una igual, incluso peor porque Oliveira estaba ya dentro del área. La mala suerte de Valdés ha sido que ese gol ha decidido el partido mientras que lo de Iker era ganando ya 3-1. Sinceramente, si el mejor del mundo comete ese fallo es que le puede pasar a cualquiera.

Anónimo dijo...

Bien Vladés. Todavía recuerdo las risas de todo el Camp Nou cuando Toni (eso sí que era un portero bueno) despejó un balón que le dio a Luis Enrique y, de auténtica potra (de qué, si no) entró. De la Peña le dio mil vueltas al hijo de Amunike porque marcó con clase...
¿Y Messi? ¿Puede criticar a los árbitros un tipejo al que la culerada convierte en héroe por marcar un gol con la mano?
El Barça ha demostrado dos cosas: que no sabe perder y que no le llega al Dream Team ni a la suela de los zapatos: recuerdo que al Barça de Cruyff le expulsaron a uno en Sarrià y, con la pinga, nos metieron cuatro (a cero, obviemente). No sé si fue en la misma temporada del penalti de Djukic y de otro 0-4... en Atenas.

Diego dijo...

Te refieres al Toni al que Tamudo le robó el balón en una final de Copa del Rey de sus propias manos? porque si te paras a recordar actuaciones de porteros en todos ellos encontrarás errores y aciertos. Valdés hace un par por temporada, eso lo sabemos, pero tiene la desgracia de que suele ser en partidos importantes.

Respecto a Messi y los árbitros hay que entender que fue un comentario en caliente tras un partido muy tenso en la que la expulsión marcó demasiado el devenir del partido. Tanto el Barça como el Madrid son los menos indicados para quejarse de los árbitros, pero eso no quita que cuando se nos perjudica no tengamos derecho a comentarlo, sólo faltaría.